lunes, 4 de octubre de 2010

JABÓN DE LILAS: EL JABÓN ERGONÓMICO...


Lo de jabón ergonómico es una "guasa" mía, pero lo es, jejeje. 
Ha sido un desafío divertido dar con la forma de hacer este jabón y el resultado es, estéticamente, diferente, así que espero que hagáis vuestros propios jabones con ondas.
Yo iba a hacerle otra curvatura más, en el lateral, pero la traza se me espesó rápidamente con la esencia de lilas y ya se me olvidó, pero para el próximo jabón lo intentaré.


Lineas rectas, lineas curvas y cortador ondulado...Resulta atractivo y creo que será muy cómodo de usar en la ducha, que a mí, a veces, las pastillas de jabón se me escapan, de entre las manos, como si de un pez recién pescado se tratara.

Se suelen cortar las pastillas de unos 2 cm. Éste tiene 3 cm. para que pueda usarse más cómodamente: esa es la idea.



Otra novedad en este jabón es que no lleva aceite de coco del que siempre he puesto menos del 20% en mis jabones, puesto que ya sabemos que es un aceite muy hidratante siempre y cuando no se ponga en gran cantidad en la fórmula.Pues esta vez sin coco. Tampoco lo he puesto en otro para la cara que he hecho de aceite de rosa mosqueta en la traza.

Los aceites que lleva son de oliva virgen extra, babasú, palmiste, palma, ricino, maíz, manteca de cacao y toda la traza del estupendo aceite de sésamo,  que va también contra la flacidez y la revitalización de la piel. 
Lleva también cera de abeja.




El sobreengrasado es al 10%, la concentración al 28%.
Los índices de calidad del jabón son: yodo 64, dureza, burbujas,persistencia y limpieza 50 y acondicionado 51.

Una suave esencia de lilas lo aromatiza y ese color tan bonito rosa es de arcilla de ese color. Me encantan las arcillas y ésta es especial para pieles secas, así como el sobreengrasado utilizado y su porcentaje.

¿Qué como he conseguido esa curva tan atractiva? Fácil: se me ocurrió usar mi
plantilla de silicona "Silpat" en el fondo del molde y ponerle debajo una montaña de sal.No la sujete con nada más, aunque recogí el resto de la lámina por debajo del molde, para que no se moviera.


Pasarle la mano a la barra una vez desmoldada, un gustazo con esa curva y la textura que la había proporcionado la lámina de silicona.
Según mi hijo, el pequeño,esa curva es merecedora de ser una ola en un próximo jabón, lo cual  es una estupenda idea, a ver qué conseguimos.